¿Se limpia su cuerpo? ¿Es la desintoxicación realmente un mito?

¿Cuántas veces has oído en Internet o de un «experto» de la televisión que no existe la desintoxicación, que no existe la «CIENCIA» y que «tu cuerpo se limpia a sí mismo»? Si has cuestionado la palabra «desintoxicación» como muchos otros, entonces definitivamente quieres leer esto, y luego decidir por ti mismo si lo que te están llevando a creer es cierto o no.

¿Qué crees que significa REALMENTE «estar sano»? ¿Significa que no estás enfermo? ¿Significa simplemente la ausencia de enfermedad o el estar sano significa mucho más que eso? ¿Ser saludable puede significar que no sólo NO estás enfermo, sino que estás prosperando, feliz y lleno de energía?

Estoy seguro de que muchos de ustedes están de acuerdo en que hay mucho más en estar saludable que la simple ausencia de problemas de salud, especialmente porque estos usualmente toman años en salir a la superficie y pueden permanecer ocultos por mucho tiempo. En mi vida personal, no sólo he podido dejar de tomar varios medicamentos recetados para el eccema, el asma y las alergias, ¡sino que me siento mejor y más saludable que nunca!

¿Pero qué pasa si no hice nada para cambiar mi dieta? ¿Qué pasaría si creyera a los «expertos» que dicen que tu cuerpo se desintoxica naturalmente? y no hay nada que puedas hacer para que se desintoxique más rápido o mejor. ¿Qué pasaría si escuchara sus consejos y confiara en que mi cuerpo iba a ser capaz de seguir desintoxicándose por sí mismo?

Supongo que podría haberme quedado con la medicina, sobreviviendo a los días, caminando por ahí como un zombi.

Una cosa está clara, puede que no seamos capaces de ver las toxinas, ¡pero están ahí!

Escuchar la noticia de última hora de que el gobierno ha aprobado la fumigación aérea de una sustancia química que está prohibida en Europa en toda Florida y que está relacionada con trastornos neurológicos y defectos en el útero realmente me abrió los ojos. Este pesticida – Naled – es «moderadamente a altamente tóxico» y se degrada en diclorvos, clasificados por la EPA como un «probable carcinógeno». Las exposiciones repetidas a Naled a lo largo del tiempo «pueden provocar los mismos efectos que la exposición aguda», como problemas respiratorios, vómitos, diarrea, mareos, dificultad para hablar, fasciculaciones, parálisis, convulsiones y coma. Es alarmante que este pesticida tóxico esté siendo rociado rutinariamente por todas nuestras comunidades (no sólo en Florida) para matar mosquitos – pero esto es sólo un ejemplo de a lo que nuestros organismos reguladores nos permiten estar expuestos diariamente.

Cantidades variables de químicos tóxicos – pesticidas, metales pesados, parabenos, fertilizantes, herbicidas y moho – son consumidos por nuestros cuerpos durante la vida diaria normal. Muchos de ellos se instalan en el cuerpo durante meses o años y aparecen en los análisis de orina y sangre de los seres humanos.

Entonces, ¿cómo terminan en nuestros cuerpos?

Muchos de ellos provienen de alimentos rociados con pesticidas, pescado de piscifactoría y materiales de envasado de alimentos. Además de los alimentos que comemos, artículos cotidianos como champú, limpiadores domésticos, botellas de plástico, ropa, muebles, agua e incluso el aire que respiramos son posibles fuentes de exposición a las toxinas. Se ha estimado que la persona promedio podría estar albergando alrededor de 500 químicos sintéticos en sus cuerpos, y un estudio encontró que los bebés nonatos tenían más de 200 toxinas en la sangre del cordón umbilical – ¡esta cantidad de toxinas no es ninguna broma!

¿Qué es una toxina?

Cuando digo la palabra «toxina», estoy hablando de una sustancia que es dañina para el cuerpo después de una sola exposición (aguda) o de exposiciones repetidas a lo largo del tiempo (crónica). Aunque es posible que no nos encontremos en el lugar de una fuga química accidental (que sería una exposición aguda), todos estamos expuestos crónicamente a niveles bajos de productos químicos sintéticos repetidamente, día tras día. Se ha demostrado que las exposiciones crónicas de bajo nivel a sustancias químicas sintéticas a lo largo del tiempo tienen un impacto negativo en la salud.

Una alianza «sin precedentes» de 48 de los mejores científicos de la nación recientemente llegó a un consenso de que la evidencia científica apoya un vínculo entre la exposición a sustancias químicas tóxicas en nuestro medio ambiente (que incluye específicamente los pesticidas organofosforados que se rocían en los alimentos no orgánicos) y los trastornos del desarrollo neurológico en los niños, como el autismo y los trastornos del aprendizaje. Están llamando a la industria química a probar que un producto químico es seguro, en lugar de esperar a que la comunidad médica y científica demuestre que es dañino».«y pidiendo que las compañías de alimentos saquen estas toxinas de sus cadenas de suministro para que las mujeres embarazadas y los niños ya no estén expuestos.

El problema es que su cuerpo no puede eliminar fácilmente muchas de estas toxinas o descomponerlas. Se almacenan en lugares como el tejido graso y eventualmente se abren paso a través del torrente sanguíneo e invaden el cerebro, los pulmones, el corazón, los ojos, el estómago, el hígado y los órganos sexuales. Los metales pesados son particularmente tóxicos para las células cerebrales, donde pueden causar pérdida de memoria, migrañas y envejecimiento cerebral prematuro.

Cualquiera que coma, beba, respire está siendo expuesto a estas toxinas, no podemos escapar de ellas. Aunque esto no es algo a lo que temer, no debemos fingir que no es gran cosa y esperar que nuestro cuerpo se ocupe de estas toxinas por nosotros automáticamente. Cuando uno mira las cantidades crecientes de químicos que invaden nuestro medio ambiente, ¿no hace que

Claro, es cierto que nuestros cuerpos están diseñados con la habilidad natural de desintoxicarse – pero esa no es toda la historia.

Nuestros riñones, hígado, sistema cardiovascular y piel están trabajando duro todos los días para procesar todas las sustancias que entran en el cuerpo y para expulsar las toxinas – pero están siendo empujados al borde del abismo. Incluso cuando comemos una buena dieta y nos rodeamos de un entorno saludable, el sistema natural del cuerpo necesita ayuda. Cuando nuestros órganos están sobrecargados y sobrecargados de toxinas, los síntomas pueden aparecer como fatiga, problemas digestivos, hinchazón y dolores musculares y aunque parezcamos «sanos», ¡esta no es la verdadera salud de la que estoy hablando! Cuando estos síntomas no se controlan y nuestros cuerpos no son capaces de desintoxicarse de manera óptima, corremos el riesgo de tener mayores problemas de salud en el futuro.

Esto va en contra de la idea dominante de que nuestros cuerpos pueden procesar todas las toxinas a las que estamos expuestos a lo largo de nuestras vidas sin ninguna intervención de nuestra parte. Se sabe que muchos médicos y científicos han dicho: «tu cuerpo puede manejar las toxinas por sí solo…» y que «la desintoxicación es un mito…» – Sé que has escuchado estas afirmaciones antes, ya que son frecuentes en los medios de comunicación.

¿Qué bebida o alimento ayuda a que el hígado funcione más eficientemente? ¿Un par de tragos de vodka o jugo verde? ¿Un McDonald’s Super Sized Meal o un pollo criado en pasto con verduras? Creo que ya sabes la respuesta.

Un artículo publicado en el New York Times a principios de este año es un ejemplo perfecto de cómo muchos de los expertos citados en los medios de comunicación pintan una imagen diferente y alejan a la gente de la creencia de que los alimentos tienen la capacidad de ayudar a desintoxicarse de los venenos. Se cita al Dr. James H. Grendell diciendo: «El cuerpo humano está bien diseñado para eliminar los desechos y las toxinas, y un número de órganos juegan un papel… no hay buena evidencia científica de que un jugo de limpieza, o cualquier otro alimento para el caso, es particularmente relevante para eliminar las toxinas».

¿No hay buenas pruebas científicas? ¡Eso es mentira!

Este artículo realmente se metió bajo mi piel porque he visto que hay buena evidencia de que ciertos alimentos tienen poderes notables y son capaces de ayudar a su cuerpo a eliminar las toxinas. La Medicina Tradicional China y la Medicina Ayurvédica han utilizado técnicas de desintoxicación y purificación durante siglos, hasta el día de hoy – alimentos curativos, masajes, hierbas y ayuno – esto no es una moda.

Algunos ejemplos de cómo los alimentos pueden ayudarle a desintoxicarse….

  • El ajo y las cebollas tienen un alto contenido de azufre y compuestos que ayudan a eliminar los metales pesados del cuerpo y también pueden prevenir el daño renal causado por la exposición. Estos alimentos ricos en azufre también ayudan a su cuerpo a producir más glutatión, un antioxidante crítico que se adhiere y transporta toxinas fuera del cuerpo.
  • Chlorella (un tipo de algas verdes) ayuda a su cuerpo a eliminar el mercurio almacenado en su tracto gastrointestinal, músculos y huesos. Si nunca has comido esto antes, ¡puedes intentar añadirlo a una bebida verde!
  • La vitamina B1, que se encuentra naturalmente en los guisantes, espinacas y pistachos, aumenta la excreción de plomo del cuerpo. Asimismo, las dietas con suficiente vitamina B1 inhiben la absorción de plomo y se correlacionan con niveles más bajos de plomo en la sangre.
  • Las semillas de girasol, los aguacates y las almendras tienen un alto contenido de vitamina E, un antioxidante que ha demostrado proteger al cuerpo del metilmercurio. Los aguacates en particular pueden mejorar la salud de su hígado (el principal órgano desintoxicante de su cuerpo).
  • Los alimentos ricos en calcio como la col rizada y las almendras protegen su cuerpo del plomo porque las personas absorben más plomo en una dieta pobre en calcio.
  • El jugo de limón estimula el hígado y ayuda a su cuerpo a eliminar las toxinas. (fuentes: 1, 2). La vitamina C en el jugo de limón también es utilizada por el cuerpo para producir glutatión. ¡Por eso hago esto todas las mañanas!
  • Los garbanzos y las semillas de calabaza tienen un alto contenido de zinc, un mineral que ha demostrado que protege los riñones del cadmio y puede eliminar los síntomas de la toxicidad del cadmio.
  • El cilantro (también llamado perejil chino) mejora la capacidad de su cuerpo para desintoxicarse de metales pesados como el plomo y el mercurio. (fuentes 1, 2) También se ha demostrado que purifica eficazmente el agua potable que está contaminada con estas toxinas!
  • The lactic acid bacteria in kimchi (my favorite fermented food) has been shown to degrade the presence of pesticides. Probiotics also help to protect the body from BPA exposure, and also to detox from heavy metals and cancerous nitrosamines
  • Beets and milk thistle both help to keep the liver healthy so that it can do its job to remove toxins from the blood. (sources 1, 2, 3)
  • Simply drinking plenty of filtered water every day (not from plastic bottles!) helps your body eliminate toxins by keeping your kidneys and bowels active.
  • Something as basic as fiber in our food helps to remove toxic waste from the body

All of us can naturally keep our body’s detox system running optimally at very little cost or effort.

The average person doesn’t need some fancy supplement or expensive prescription, you can simply eat whole real foods that support the detox process, while avoiding things that are known to tax the liver such as toxic cooking oils (soybean, corn, canola) and sugar

Juicing is an easy way to keep your organs working optimally!

There are specific foods that I eat every day to help my body detox – besides drinking lemon water first thing in the morning, I like to add detoxifying ingredients like dandelion greens, cilantro, and parsley to my salads and green drinks. Juicing is one way that I provide my body with a rich source of nutrients and give my digestive organs a rest. I’ve been on several green juice fasts in my life – and I come out feeling better and healthier than ever! I even put together my plan for others to try, because it is so effective – you can check it out here.

Eating organic can reduce exposure to synthetic chemicals that overtax your body’s natural ability to cleanse

I eat fresh organic produce with every meal. Choosing organic food helps me avoid organophosphate pesticides and other hazardous chemicals. My health changed dramatically when I changed my eating habits and started filling my body with organic raw whole foods from all of the colors of the rainbow – leafy greens, red beets, orange carrots, purple cabbage, blueberries… as varied as possible! It is no accident that my health improved because there is ample scientific evidence that these types of foods help support the detox process and provide optimal health!

The absolute best thing about eating this way is that the food industry hasn’t adulterated your food with industrial chemicals that you need to detox from – artificial colors, flavors, chemicals, pesticides, additives, preservatives, or BPA and other harmful packaging materials. Meal planning and cooking at home with whole real foods is one of the best ways to stay alkaline, provide your body an abundant amount of nutrients on a daily basis, and prevent disease.

If you want help eating this way, I invite you to join the Food Babe Eating Guide Program. When you join, you’ll get hundreds of pages of my tested tricks and tips to make healthy eating mindless, and a monthly meal plan full of Food Babe approved recipes and guidelines to help you detox naturally every day.

You’ll also get exclusive how-to videos and access to live group check-ins with me, where you can ask me anything. I hope to see you there! Here’s where to join and download your guides.

Watch out for commercial detox potions, powders and concoctions – make sure to research each ingredient carefully!

Of course there are people who will take advantage of the fact that our bodies are full of unwanted chemicals and will try to sell you some magic pill or potion for a solution. These people give the words “detox”, “toxin” and “cleanse” a bad rap. Remember to research anything you decide to put in your body carefully.